Tipos de personas en el cine [Especial]

blogcine2

Con motivo de la Fiesta del Cine, me encontraba sentada en la butaca intentando disfrutar de El Juez, de Robert Downey Jr., cuando se me ocurrió una idea para una entrada del blog. Y diréis, ¿por qué en durante una película me puse a pensar ideas para el blog? ¿Acaso no era entretenida, me estaba aburriendo? Pues no fue esa la razón (y de hecho me gustó mucho) de que me encontrase en ese momento pensando en ello, si no que la culpa la tuvo la señora que se encontraba a mi lado, que se pasó ni más ni menos que dos horas y media de película mirando su móvil cada diez-veinte minutos, y deslumbrándome cada vez que lo hacía.

Y es que yo adoro ir al cine: la sala, las pantallas gigantes, el sonido envolvente, la comodidad de las butacas (dependiendo del cine), el no pensar en nada más durante dos horas porque el único estímulo es esa película… De verdad, me encanta, y estoy segura de que muchos coincidiréis conmigo. Pero a veces, ir al cine se convierte en un ejercicio de paciencia, porque puedes encontrarte con algunas personas que, si bien normalmente no te arruinarán toda la experiencia, sí que lo harán un poco. Hoy vengo a hablaros de algunos de esos tipos de personas. Y todos me los he encontrado en algún momento de mi vida cinéfila.

01. El susurros.

Esa persona que piensa que susurrando no se le escucha en la sala, así que se pasa media película susurrando a su acompañante, comentando cosas de la película (o no) mientras los demás suspiramos y nos armamos de paciencia.

02. El que no tiene medidor de volumen.

Al contrario que “el susurros”, esta persona no controla el volumen de su voz, así que actuará tal y como el anterior, pero no usará el susurro para ello. En esta ocasión normalmente se ganará que la gente le mande callar, y este tipo de persona suele reaccionar con un “¿a mi?”, porque al parecer ellos creen que su volumen es el adecuado. Pista: no lo es.

giphy 03. El “ese actor me suena”

Esta persona se pasará los diez primeros minutos (si somos afortunados) de película diciendo que le suenan todos los actores, y tratando de recordar su nombre o en qué otra película o serie los ha visto. Al final, acaba recurriendo a alguien que sí lo sepa, o rindiéndose (por fin). ¿Lo más gracioso? Muchas veces, después de decirles el nombre de ese actor han concluido que, después de todo, no lo conocían.

04. El charlatán.

Este espécimen se clasifica mayoritariamente en tres grupos:

a) El adivino, o esa persona que se pasa toda la película intentando adivinar qué va a pasar a continuación segundos antes de que ocurra. Ejemplo: el protagonista va a abrir una puerta, y el adivino dirá lo suficientemente alto como para que lo escuchemos: “el asesino está detrás”. Es algo que todos intuimos, es algo obvio, pero él necesita decirlo, supongo, para que sepamos que lo sabía.

b) El consejos, o esa persona que cree que los personajes pueden escucharle, así que tratará de darles consejos sobre lo que deben y no deben hacer. Ejemplo: el protagonista antes citado va a entrar por la puerta, y esta persona tratará de convencerlo para que no entre. Al final lo hace, por supuesto, y dirá algo como “mira que te lo he dicho, que estaba ahí el asesino…”

c) El comentarista deportivo, o ese tipo de gente cuya profesión frustrada debe ser la de comentarista deportivo, pues de otra manera no me explico que narres absolutamente todo lo que ocurre en la película. Ejemplo (verídico, me pasó en la película Lo Imposible): “mira, está cogiendo una lata. ¿Se la va a beber? Se la va a beber, si. Y mira, le ofrece al niño, qué amable. ¿Ahora cómo bajan de ahí…?” Gente que sois así, de verdad… basta.

post-16097-Angry-James-Woods-Hades-Okay-f-eXsj

05. El que aún no ha descubierto el modo silencio del móvil.

El nombre lo dice todo. Gente del siglo XXI, existe un modo de poner en silencio los móviles. O, si no sabes, apágalo. Pero no vengas a una sala de cine a que te suene el último éxito de Pitbull en mitad de la película. Simplemente NO.

06. El que coge el móvil y deslumbra a toda la sala.

Esa persona, mencionada al principio de la entrada, que decide mirar el móvil y quemarnos las retinas en el proceso. Gente del siglo XXI (si, de nuevo), existe la opción en todos los móviles de bajar la intensidad del brillo. De nada.

tumblr_mphc4qLlBl1qeeqito4_250

07. Los que respiran como Darth Vader.

Asumo que tiene que haber una razón o condición médica para cuando esto ocurre, y que la persona en sí no controla, pero a veces nos sentamos al lado de gente que parece que vaya a despegar, y no exagero (ni un poquito). Esta gente son discípulos de la Escuela de Respiración de Darth Vader, y hacen honor a su instructor respirando tan fuerte que parece que fueran a morir de un momento a otro. No es tanto molesto, como es preocupante. A veces me dan ganas de preguntarle a esa persona si se encuentra bien, si no quiere un inhalador o, no sé, una bombona de oxígeno.

08. Los que no se enteran de nada.

Esa clase aparte de humanos que ven una película distinta al resto, porque al parecer la que ellos están viendo es tremendamente difícil (incluso aunque se trate de Transformers) y tienen que estar toda la película preguntándole a su acompañante que qué pasa. “¿Entonces quién era el asesino? ¿Y el chico que entró por la puerta y al que mató quien era?”

giphy (1)

09. Los que mastican como si fuera la última comida de su vida.

Ahora que la economía no está muy allá y a la mayoría de gente nos duele el bolsillo sólo con ir al cine, a veces no podemos permitirnos el plan de cine + cena que antes era tan habitual. Por lo contrario, ahora cada vez se ve a más gente llevándose la cena a la sala de cine, y matando dos pájaros de un tiro. Y está muy bien, de verdad, pero hay gente que parece que acabe de salir de una isla desierta y esa sea su primera comida en meses. En el silencio del cine todo se escucha más, queridos míos, así que masticad con la boca cerrada.

10. Los que hacen ruido con todo.

Relacionados con los antes citados, mucha de la gente que se lleva la comida tiene la habilidad de hacer ruido con el papel de aluminio, o las bolsas, o los paquetes de plastico, durante toda la película. ¿Vas a abrir una bolsa de palomitas? Bien, pero ábrela rápido. ¿Vas a comerte un bocadillo? Perfecto, pero no te pases media hora estrujando el papel de aluminio. Os lo prometo, no es tan difícil.

 

Y vosotros, ¿os habéis encontrado con todos estos tipos de personas? ¿Sois vosotros uno de ellos? Con esta entrada no quiero ofender a nadie, y de hecho yo a veces he podido hacer algunas de las cosas de las que aquí me quejo, y también voy con gente que las hace, y a la que quiero mucho (un saludo si lo estáis leyendo).

Y sobre la fiesta del cine, ¿la habéis aprovechado bien? Yo en esta ocasión sólo pude ver una película, la ya mencionada al comienzo de la entrada.

Como siempre, ¡muchas gracias por leerme!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s