¿¡¿Cómo dejo esta serie?!? [Especial]

Hoy os traigo una entrada diferente, en la que no os voy a convencer para que veáis algo, ni a hacer una reseña. Hoy, os hablo de uno de los problemas a los que todo seriéfilo se enfrenta antes o después. Y es que…

 

· A veces, ser seriéfilo es difícil.

mirandawhattumblr_lgblx7jHpJ1qzck81

Los seriéfilo pasamos horas y horas de nuestra vida viendo series, casi siempre unas horas más tarde de su emisión en EEUU (o UK), dedicamos gran parte de nuestro día a ver estos capítulos de 20 o 40 minutos de duración, riéndonos, llorando, sufriendo, sorprendiéndonos y, en definitiva, disfrutando de las series. Pero como ya todos sabemos, no siempre es un camino de rosas. Algunas veces, nos enganchamos a una serie por algún motivo y, a mitad del camino, el placer se transforma en obligación y lo que antes nos gustaba, de pronto nos frustra e incluso nos enfada. Y esa serie que antes disfrutábamos tanto, se convierte en un lastre que seguimos viendo semana tras semana, como si de una obligación se tratase. Pero, ¿por qué? ¿Cuál es la razón por la que continuamos siendo seguidores de algo que ya no nos llena y con lo que no conectamos? La respuesta a veces será ese personaje al que le tenemos más cariño que a nuestro peluche de la infancia; esa pareja que nos gusta tanto que seguimos viéndola todo con la ilusión de un niño que espera ir a Disneyland año tras año, y la esperanza de que en algún momento realmente pase algo; o esa trama (a veces menor) que sigue gustándonos, a pesar de que el resto de la serie ya no lo haga. O puede que incluso, otras veces ni siquiera sepamos por qué seguimos viéndola.

Esto es algo que nos ha pasado a casi todos los seriéfilos en algún momento, y a pesar de que nos puede pasar con todo tipo de series, suele ocurrir más comúnmente con aquellas a las que vulgarmente llamamos mamarrachas, o guilty pleasure (placer culpable). Y es que estas series a veces pueden ser lo mejor del mundo, o convertirse muy rápidamente en esa serie de la que hablamos.

 

· Problemas en el paraíso.

commnotcooltumblr_li5z26yqXC1qaxogz

En mi experiencia personal en los 10 años más o menos que llevo siendo seriéfila, puedo decir que he tenido este problema, y muchas veces. Supernatural, por ejemplo, fue una de las primeras series que empecé viendo (y también una de las primeras que abandoné) y, aunque le tenía un cariño inmenso, allá por la quinta temporada tuve que ponerle freno. No me había gustado en lo que se había convertido, todas las cosas que antes veía como pequeñas imperfecciones, de pronto se me antojaban grandes defectos… así que la dejé. Dejé de esperar a que la serie volviera a sus inicios, aquellas dos-tres temporadas que tanto me habían gustado, y simplemente dejé un hueco libre en mi agenda seriéfila. No fue fácil… Pero al final lo conseguí.

Otro ejemplo es el de Once Upon a Time, y de hecho es la serie que me inspiró a escribir esta entrada, puesto que mucha gente se encuentra en esta situación. Por mi parte, comencé a verla pensando que sería algo totalmente distinto a lo que al final fue (un minuto de silencio por la serie que pudo ser, esa revisión más oscura y madura de los cuentos de hadas ambientada en nuestros tiempos), pero me quedé porque este tipo de series saben bien cómo enganchar con la trama. Aguanté dos temporadas, y al comienzo de la tercera, decidí no empezar a verla. Una serie que me enfadaba menos en la lista.

Glee es otra con la que mucha gente se sentirá identificada, y es que si allá por el principio prometía, se quedó en una serie con tramas sin sentido que semana tras semana se volvían más absurdas. No aguanté mucho, y de hecho la dejé al principio de la segunda temporada. De las mejores decisiones que pude tomar.

Un ejemplo más reciente es el de Teen Wolf, con la cual los que me conozcáis sabréis que he mantenido (y aún lo hago) una relación de amor-odio. Adoraba sus personajes, y a veces lo hacía tan bien que se alejaba completamente del tópico de serie para adolescentes y nos hacía creer que podía ser siempre una serie muy buena. Pero luego llegaban los momentos oscuros de las temporadas, en especial a partir de la tercera. Pensé en dejarla numerosas veces, y al final lo conseguí este verano. Eso si, no prometo no recaer, puesto que aún sigo adorando a muchos de los personajes.

Sin embargo, no todas las series son tan fáciles de dejar, y algunas hacen efecto boomerang y acaban volviendo con nosotros, ya sea porque la propia serie arregla los errores que nos hicieron dejarla, o porque somos demasiado débiles para dejarla marchar del todo y acabamos recayendo. Uno de los ejemplos más recientes para mi ha sido el de The Walking Dead, la cual dejé aparcada por la gran diferencia que había con los cómics, y lo mal que trataban a algunos de los personajes que me habían enamorado en estos. Por ahora no me he arrepentido de retomarla, pero quién sabe, a lo mejor en un tiempo estoy escribiendo unas líneas totalmente distintas sobre esta serie.

Claro está, no creáis que yo he sido capaz de dejar todas las series que debería haber dejado… Con How I met Your Mother pasé temporadas enteras preguntándome por qué seguía viéndola (supongo que, como todos, quería ver a la madre). Ahora creo que tal vez habría sido mejor no seguir y ahorrarme el disgusto que me ocasionó el final. También he pensado numerosas veces en dejar Game of Thrones, en especial cuando ha comenzado a distanciarse tanto de los libros, o Community, mientras veía cómo la serie que una vez fue, se deterioraba con las temporadas, o la antes mencionada The Walking Dead. En definitiva, si no sois capaces de dejarlas, sabed que yo también he estado en esa situación.

Nota: Con esto no quiero decir que estas series sean malas, y de hecho con la mayoría disfruté o sigo disfrutando (en el caso de las que aún estoy viendo). Esto, como siempre, es una opinión personal.

 

· Pero ahora en serio,  ¿cómo la dejo?

fucktumblr_liku3wWCmI1qddpyh

Si estás en esta situación con alguna serie, no desesperes, porque te contaré, querido lector, cómo fui capaz de mirar hacia otro lado y no perder más el tiempo con esas series que ya no lo merecían. Y lo haré en unos sencillos pasos… Empecemos.

1. Coge esa serie que ya no te hace feliz, o te frustra y enfada. Si, esa, justo esa. ¿La tienes? Bien: no la veas, al menos, durante tres-cuatro semanas (o, lo que vienen siendo tres-cuatro capítulos). Y si lo que te hace infeliz es el fandom, ¡no lo mires! No leas opiniones, ni las cosas que dice el casting, ¡nada! Sé que a lo mejor os suena a imposible, pero no lo es, de verdad. Ocupad vuestro tiempo con otras series o con otros hobbies, y veréis que no se hace tan difícil. Esto suele funcionar especialmente bien cuando se trata de un final de temporada, puesto que pasan meses hasta que esa serie vuelve a empezar, y en ese tiempo de descanso obligado es cuando podéis pensar si realmente queréis seguir viéndola.

2. Una vez se te hayan acumulado unos cuantos capítulos y hayas dejado un tiempo de descanso… ¿La echas de menos?

3. En este punto, mi respuesta suele ser no. Me pasó con la mayoría de series con las que no estaba muy contenta, o que no estaba muy segura de si seguir viendo. Si tu respuesta también es no, simplemente… deja de verla. Si la serie no te aportaba nada, probablemente sea este el caso.

4. Si la respuesta es , puede ser por dos razones: a) estás demasiado enganchado a ella, o b) tal vez no odies la serie tanto como crees.

5. Si ni siquiera has podido hacer el primer paso, te comunico que tienes un problema, ¡eres adicto a esa serie! (Todos hemos pasado por eso alguna vez, no estás solo)

 

· Hola, me llamo ___ y antes era adicta a esta serie.

friendsrosssuretumblr_lv4mklRO4A1qeify3

Aunque esto lo he hecho con un toque de humor, puedo decir honestamente que dejar algunas de las series mencionadas me hizo más feliz, y no estoy exagerando. Ver series es algo que adoro y que no creo que deje de hacer nunca, pero a veces hay series que se enganchan como una sanguijuela y ni siquiera nos damos cuenta hasta que han pasado dos temporadas y de repente estamos muy enfadados.

Espero que os sirva de algo mi “método” y os ayude a dejar marchar esa serie dañina que ocupa horas de vuestra vida. Y si queréis, podéis contarme cuáles han sido esas series que sí conseguisteis dejar, o aquellas que desearíais abandonar pero no podéis, o si tenéis un método para dejarlas distinto a este.

¡Gracias por leerme! :)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s