And the oscar goes to…

Imagen

Ya se ha acabado. Un año más, todos los saraos del mundo del cine y la televisión han terminado, con la noche de los oscar como cierre final. Así que para estrenar mi blog, ahora sí, con una entrada que no sea de presentación, el resumen de los Oscars con mis opiniones personales.

Como regla general, todos los premios en general fueron, cuanto menos, predecibles. Pocas sorpresas, incluso en el caso de algunos premios no merecidos (en mi opinión). Llegué a la gala con 7 de las 9 películas principales vistas, todas menos Philomena y Nebraska, aunque me habría gustado verlas. En primer lugar, debo decir que yo iba en el equipo Gravity, que me parece una película sacada directamente del futuro cinematográfico. Y si sois de las que la odiasteis, de los que decís que no tiene historia (¿visteis lo mismo que yo?), etc, decir que lo siento mucho, porque debo gritarlo: ¡¡¡¡GRAVITY!!!!!

Una vez dicho esto, vayamos premio por premio:

– La gala empezó con un merecido premio a Jared Leto como mejor Actor Secundario en Dallas Buyers Club. Era mi apuesta, y también el actor que quería que ganara, puesto que estuvo maravilloso en la película, así que bravo. Además, ¡quién le va a negar un premio al mismísimo Jesús!

– Me alegré muchísimo con todos los premios que ganó Gravity, merecidamente además. Para enumerarlos: Mezcla de Sonido, Edición de Sonido, Efectos Visuales, Banda Sonora, Montaje, Cinematografía y el que tenía el nombre de Alfonso Cuarón grabado porque era suyo y de nadie más; Directing. ¡Viva Gravity!

– En los guiones, con el adaptado no tenía ninguna preferencia, porque, ¿cómo saber si está bien adaptado algo o no si no has leído el original? Mi apuesta era 12 años de esclavitud, así que otra más que no me sorprendió. En cuanto al original, no había discusión posible. Después de que ningunearan la maravillosa e increíble actuación de Joaquin Phoenix no nominándolo siquiera (y sin embargo, ¿Christian Bale? Le quiero mucho, pero no merecía nominación por La Gran Estafa Americana), y después de que fuera prácticamente imposible pensar que pudiera optar a Mejor Película, este premio era suyo. Merecido y sin discusión alguna.

– En cuanto a los cortos, los documentales, las películas de habla extranjera y demás, no puedo opinar al respecto porque no había visto ni uno solo. Aunque tenía la esperanza de que ganara The Hunt sólo por mi amor por Mads Mikkelsen (aunque pienso ver la película, por supuesto).

– El Gran Gatsby dio la “sorpresa” llevándose dos estatuillas a Diseño de Producción y Diseño de Vestuario. Y digo sorpresa no porque no los mereciera, si no porque después de la cantidad de palos que se ha llevado esta película (que a mi me encantó, por cierto), me sorprendió siquiera que la nominaran. Me alegro por la película, merecidos en mi opinión.

– Frozen se llevó las dos estatuillas que se esperaban, o al menos yo las esperaba: Mejor película de animación y Mejor Canción con Let it Go. Tengo que decir que con Frozen tengo una relación de amor odio curiosa. Me gustó la película, me pareció entrañable y una de las mejores de Disney de los últimos tiempos, pero cuando veo todo el revuelo que ha levantado no puedo evitar preguntarme, ¿por qué? No me pareció para tanto ni de broma, las canciones se me hicieron cansadísimas (Disney, está bien cantar de vez en cuando, pero no hace falta meter dos canciones a cada diez palabras. ¡Los diálogos son tus amigos!), y aunque si, me gustó, no entiendo lo que está generando. Por otro lado, aunque Gru 2 me gustó más que Frozen, tampoco me parece injusto. La que sí birló fue la de mejor canción. En mi interior apostaba por la preciosidad de The Moon Song de Her o Happy de Gru 2, aunque ya sabía que no se la llevarían. Mirándolo por el lado positivo, al menos no se lo llevó la canción de Ordinary Love (qué narices pintaba esa canción ahí), de Mandela. Algo es algo.

– En el apartado de actores de reparto,a demás de Jared Leto, le acompañó Lupita Nyong’o, el único premio que esperaba y quería que 12 años de esclavitud ganara. Lupita está fantástica en la película, y cómo no simpatizar con ella con lo adorable que es. Así que bien por Lupita, aunque mi gran favorita siempre sea Jennifer Lawrence (<3). Pero no pasa nada, habrá más oscars para ella, lo sé, por mucho que les pese a sus haters.

– El premio de Actriz Principal era el al menos ganas le tenía, y no por nada, si no porque no habiendo visto Blue Jasmine ni Philomena, poco podía decir. Tan sólo, que tanto Meryl Streep, Amy Adams y Sandra Bullock lo merecían a mi parecer (y supongo que Cate también, pero de nuevo, ¡no puedo opinar!). Un rincón de mi interior esperaba que lo ganara Sandra Bullock sólo para poder rodar por el suelo mientras todos los que la odian se tiraban de los pelos.

– Llegamos a la Gran Decepción y Gran Alegría de la noche. Jamás pensé que pudiera alegrarme tanto y ponerme tan triste todo a la vez, y es que la esperanza de que el pobre Leonardo DiCaprio gane el maldito Oscar que se le debe, nunca muere. Y anoche tenía la esperanza de sería en esta ocasión, de que iba a ser su noche… Pero una vez más, Leo se quedó con cara de Poker y el premio se lo llevó otro. Pero al mismo tiempo, el que se lo llevó fue Matthew McConaughey, actorazo recuperado de pronto de las comedias románticas, que nos tenía engañado. Tanto con Dallas Buyers Club, como ahora con True Detective en la pantalla pequeña nos está demostrando que dentro del actor con apellido imposible había un grandísimo actor, y el Oscar es merecidísimo. Así que así estoy, feliz como una perdiz por Matthew (“alright, alright, alright”), y triste por Leo, no sólo porque la broma de que no haya ganado un Oscar no sea ya graciosa, si no porque también lo habría merecido con su grandísima actuación en El Lobo de Wall street. Pero yo sigo teniendo esperanza. Algún día, Leo. ¡Algún día!

– La segunda gran decepción, aunque totalmente esperada, fue el premio a mejor película para 12 años de esclavitud. Y antes de que los defensores de esta película se me tiren a la yugular, debo decir que no considero que esta película sea mala, para nada. Me pareció una buena película, bastante buena, en la que lo que más destaca son las actuaciones (como ya he dicho, Lupita se come la película, pero también Chiwetel y Michael Fassbender hacen grandes actuaciones). Pero no me parece, ni de lejos, una película GRANDE. No me parece que esté a la altura de la grandiosidad de Gravity, ni de la increíble y original Her, o tampoco de Dallas Buyers Club o El Lobo de Wall Steet. Tal vez sí era mejor que La Gran Estafa Americana o que Capitán Phillips, y no puedo decir nada sobre Philomena o Nebraska, pero de nuevo, ¿la mejor película? Ni de lejos. Pero era un premio muy esperado, porque esta película es lo que se suele llamar “cebo de oscar”. Trata la esclavitud (insertar aquí algún otro tema que guste en EEUU y ninguna película antes haya retratado) y tiene un elenco de actores con grandes actuaciones: Oscar. Para mí, 12 años es la nueva El Discurso del Rey (siempre en nuestros corazones La Red Social), buenas películas, pero lejos de merecer un oscar.

– Aparte de los premios, la gala fue una mezcla de momentos MUY GRANDES y otros momentos bastante sosos, pero nos quedamos con los grandes tanto en la alfombra roja como en la gala: Benedict Cumberbatch siendo el amo y haciendo photobombing como si no hubiese mañana. Ellen Degeneres ganando en la vida con momentos como el de la selfie que rompió literalmente internet, superando y por mucho al tweet más retwitteado hasta entonces, el de Obama, o el momento Pizza para todos, en el que el mismísimo Brad Pitt se encargó de repartir platos como si de una fiesta de cumpleaños se tratase. Grandísimo. O el momento “no me sé el nombre pero improviso” del señor John Travolta (que no le dejen presentar más cosas, por favor) al presentar a la pobre Idina Menzel.

– Entre las grandes olvidadas, que son muchas, destacaría Stoker, película que vi hace relativamente poco y me pareció maravillosa. Prisoners tiene una nominación pero no a mejor película, ni a los actores principales, y eso ya es delito. Otras: la nominación a Joaquin Phoenix o Tom Hanks (¿nominar Capitán Phillips y no a Tom, que es el que lleva toda la película…?) como actores principales; a Scarlett Johannson por Her, porque aunque sólo sea su voz, es una actuación memorable; a Benedict Cumberbatch por Star Trek; la canción “Young and Beautiful” de Lana del Rey en El Gran Gatsby; la cinematografía (¡al menos!) de La vida secreta de Walter Mitty; Epic o Monstruos University como Mejor Película de Animación; Pacific Rim. Ni efectos visuales, ni nada de nada, muy mal; El Mayordomo no la he visto, pero me da la sensación de que si 12 años de esclavitud no hubiera estado este año, la habría sustituido, directamente. Y muchas muchas otras que probablemente esté dejando fuera por no acordarme o porque simplemente no haya tenido todavía la ocasión de ver.

Y con esto, se cierra la época de premios y se abre la veda a los del año que viene. Que comiencen los Juegos del Hambre ;)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s